Desafio El Brillante

De nuevo al Panda Raid 2017

Hola a tod@s !!!,Un año más el Team DesafioElBrillante se embarca en el raid solidario Panda RAID 2017 para surcar de norte a sur de Marruecos todos sus caminos, montañas y dunas de arena; en esta edición cuento con el co-pilotaje de mi amigo Ruben Gascon (amante de aventuras y desventuras relacionadas con el mundo del motor) que, compartirá, junto conmigo 7 días de convivencia, nervios y satisfacciones a bordo de nuestro Fiat Panda 4X4 para llegar a un fin común, Marrakech.

Saldremos en comitiva y etapa “0” los casi 300 coches inscritos el día 4 de marzo desde El Paseo de Camoens, en Madrid, a las 12 de la mañana , somos el DORSAL 240 y como en la edición anterior llevaremos un localizador GPS/SPOT instalado en el coche para que en todo momento podáis seguirnos desde aquí mientras danzamos entre piedra y piedra. nos podréis ver en el siguiente enlace
www.pandaraid.com

¡¡ NOS VEMOS EN LAS DUNASSSS !!

Etapa sexta: Tansikht (Valle del Draa)- Marrakech

¡Ring! El despertador suena a las 05:45 de la madrugada, pero nosotros ya andábamos medio despiertos porque estábamos cerca de la población y a esas horas, un poco antes, mejor dicho, la llamada del Imán de la mezquita canta a la primera oración. Nosotros nos medio despertábamos cuando lo oíamos, ¿por qué no? Llevábamos ya 6 días en Marruecos y nos sentíamos mimetizados con su población, con sus costumbres y por supuesto con su paisaje.

Amanece

Recogidos, desayunados, arreglados, Panda en marcha,  y a tomar la salida. La última a las 07:00 porque salíamos por dorsal. De los primeros nuevamente, solamente para hacer un pequeño enlace hasta el primer CP que estaba a pocos Kilómetros, unos 6 ó 7 aproximadamente. Una vez llegados, todavía no habían abierto el tramo y tuvimos que esperar un rato a los comisarios, tiempo que aprovechamos para hacernos unas fotos y repasar la jornada que nos esperaba. 400 kilómetros, muchos de ellos por carretera. Pues bien, cuando nos dieron la salida  empezamos a circular todos juntos pero despacio (unos 10 pandas más o menos) porque no merecía la pena correr, era preferible disfrutar de esos paisajes y esos pueblos que atravesábamos ya que duraría poco al tener gran parte de la etapa por carretera. Este pequeño tramo de 10kms sería la última vez donde veríamos un Palmeral, un Oued y gran Oued, incluso una duna de arena. Después de eso ya todo sería asfalto, o eso pensábamos nosotros.

montañas

Acabados esos 10 kms, cogimos la carretera que nos llevaba directamente a Ouarzazate, lugar donde tendríamos el ultimo tramo cronometrado de velocidad media. Antes de llegar a esta ciudad de cine, y digo de cine porque tiene los mayores estudios al aire libre de cine del mundo, nuestro Panda empezó a estornudar en cada Stop o semáforo. Justamente cuando atravesábamos Ouarzazate, se paró en un cruce y estuvimos cerca de 5 minutos haciendo “tapón” hasta que se puso de nuevo en marcha y pudimos continuar hasta el segundo y último CP. Cuando llegamos, estaba esperándonos el Sevillano, con el que salimos a la par junto con Albert para poder hacer la ruta de 30 kms entera juntos y no perdernos, pero el Sevillano, que tiraba delante, se paso una baliza de piedras y los demás por seguirlo nos perdimos, por lo tanto volvimos a penalizar un poco en la velocidad media final del tramo. No nos importo mucho porque ya era final de Raid y las cartas estaban ya decididas y con los dos deslices que tuvimos en la primera y segunda etapa ya no podíamos ganar, no pasa nada otra vez será.

Acabado este cronometraje, nos volvimos a incorporar a la carretera para esta vez, no dejarla hasta llegar a Marrakech y así poder acabar nuestro segundo y ultimo desafío/reto, acabar el Panda Raid.

marrakech

En esta ruta pasamos por uno de los puertos más complicados de montaña de Africa, el Col de Tichka, que esta a nada menos que 2260 metros de altura su paso mas alto. Justamente antes de comenzar la subida por su carretera serpenteante y llena de peligros, nos cruzamos en una aldea con un grupo de colegiales que acababan su jornada y al pasar cerca de ellos uno de los muchachos nos tiro una piedra al coche, rompiendo el parabrisas y dejando un gran agujero en este, hecho que nos amargo bastante ya que lo que no nos había ocurrido en todo el raid y en tramos mucho mas complicados, nos tiene que suceder donde la sociedad es mas cosmopolita, pero bueno, no hubo que lamentar ningún daño personal, solamente un susto que nos dejo mal sabor de boca durante un buen rato.

Cuando bajábamos el puerto, después de coronarlo y ver de nuevo la nieve en Marruecos,  nos dimos cuenta de que unos señores que se ponían en las cunetas nos hacían señas con algo que destellaba, y decidimos parar a uno de ellos; ofrecen piedras preciosas (sin valor) de su  paraje, minerales y geodas de cuarzo y amatista. Así que compramos dos para llevárnoslas de recuerdo por el módico precio de una bolsa de ropa y 100 dirhams.

Pasado el puerto, que tardamos algo mas de 3 horas en cruzarlo, llegamos al plano que esta 30 kms antes de Marrakech donde ya te das cuenta que vuelves a la sociedad mas occidental, aunque estés en África, y que poco a poco el paisaje se torna a campos de golf, edificios altos de viviendas y comercios mas grandes.

ciuda

Cuando llegamos a la gran ciudad de la Koutubia, nos acordamos de lo bien que conducen los italianos, y digo bien porque estos conducen horriblemente mal y lo mas curioso es que no se chocan entre ellos, la verdad es que es un autentico estrés poder circular con ellos por las calles de Marrakech porque se cruzan, giran, no avisan y van todos juntos, motos, bicis, coches, camiones, carromatos tirados por animales, de todo… un caos.

15:08, llegamos a la meta, nos dirigimos al hotel donde teníamos que hacer el CP de llegada. Somos el coche numero 45 en llegar y por lo tanto estamos en hora, ¡ENHORABUENA! Lo habéis conseguido, habéis terminado la Panda Raid 2016 sin daños, sin averías importantes, sin abandonos y sin graves penalizaciones, esto es vuestro. Nos dice la comisaria y nos entrega a su vez dos medallas, una para cada uno motivo de haber terminado el raid en orden, pero no solo eso sino no haber abandonado y haber disfrutado a tope de él. Aparcad aquí al lado y pasar al hotel para dar vuestra documentación y que os den una habitación, para descansar y ducharos. La cena es a las 21:30

medalla

FIN DE LA HISTORIA.

meta

p.d.El resto es cosa de los participantes y si algún dia lo quieres saber estare encantado de contártelo en persona y con mas lujo de detalles.

FINAL DEL RAID2

GRACIAS A TODOS, RETO CONSEGUIDO.

AGRADECIMIENTOS.

Alfredo Rodriguez (Patrocinador)

Familia Herranz (Patrocinador)

Julian Corrales (Manager)

Jaime de la Morena (Hijo y apoyo incondicional)

Mis padres Asun y Tomas que desde un principio han creído en ello y colaborado en todo lo que les he pedido

Jesús Aguilera (Informática y Web)

Sara Manzano (Traducciones y Psicología)

Jose Freire (Conocimientos mecánicos)

Ángel Rojo (Mecánica)

Rubén Gascón (Electricidad)

Carlos Casado (Tapicería y acabados)

Mariano Martin (Eslingas y Planchas desatasco)

Jose Antonio González (Soldadura)

Eduardo Caro (Cronometraje y Roadbook)

Jose Angel Bernardino (Imagen Go Pro)

Y por supuesto nuestras mujeres Yolanda y Sandra que han estado ocupándose del día a día  de nuestra vida familiar mientras nosotros estábamos en Marruecos.

También queremos hacer una mención especial a todos los que vinisteis el día 5 de marzo de 2016 a despedirnos a la línea de salida para darnos ese último empujoncito emocional que nos hacía falta, para cumplir este desafío africano que os dedicamos a todos y cada uno de vosotros y que os estuvimos llevando en nuestros pensamientos y corazón durante toda la ruta y agradecimientos también a todos los del grupo de WSP que nos seguisteis hasta la meta y después hasta Madrid de nuevo.

Nuevamente MUCHAS GRACIAS!!

Etapa quinta: Tazoulait-Tansikht (Valle del Draa)

Pues nada a levantarse a las 06:15, como casi todos los días en el campamento, pero esta vez mas descansado ya que el día anterior habíamos pasado la noche en una cama y esta noche tampoco estábamos excesivamente cansados, no sabíamos lo que llegaba. Así que a desayunar, y a prepararse que a las 08:00 comienza el día.

campamento

Pues eso, a escasos 2kms de Tazoulait estaba nuestro campamento base y según nos dieron la salida nos fuimos hacia este pueblecito para atravesarlo y 30 kms después comenzar a circular por uno de los parajes no menos espectaculares y singulares del desierto, un CHOT que no es ni mas ni menos, que un lago seco que tiene la misma pinta que un charco cuando se seca y se queda la tierra agrietada por la humedad. Pues asi es…, y allí nos metimos para cruzarlo de Oeste a Este durante 7kms, para después encontrar un palacio de color rosa donde tendríamos que girar a la derecha, para ver poco después el primer control de paso. Teníamos que hacer la etapa de sector medio de velocidad. Cuando llegamos al CP nos quedamos impresionados por la cantidad de niños que teníamos alrededor pidiéndonos agua, líquidos, comida, ropa, de todo. Se te cae el alma a los pies cuando ves eso, pero después de varios días así, te vas haciendo coraza aunque por dentro no dejas de pensar lo afortunado que eres de estar allí disfrutando de tus hobbies mientras ellos mendigan un trago de agua.. qué pena.

entrada rosa

Bueno, cuando nos dieron la salida en el CP, dijimos, bien, esto va a salir bien, como ayer, ya verás, solamente hay que rodear el CHOT, prestar atención al rumbo y no extralimitarse en la velocidad, pero…..

Estábamos los dos contentos porque iba todo perfecto calculado a la décima, para que puntuáramos bien y…  3kms antes de llegar…. Pfffffssssss Mierda hemos pinchadoooo, se nos ha rajado la válvula izquierda, posiblemente por temperatura.  Así que ala a parar, a desmontar el coche entero por dentro para sacar la rueda de repuesto, el gato, levanta, desmonta, monta, ponte en marcha de nuevo y… “Miguel, dale a tope a todo lo que de el panda!!!”, “que dices Tomas que hay que ir a 40¿?¿?!!, “ Qué nooo, que le des a tope a fondo, que llevamos una VM de 20 por habernos parado en medio del tramo, vamosss adelanta a todos a muerteee””, y así fue, tuvimos que hacer esos últimos 3 kms a fondo adelantando a todos a toda velocidad, para que pudiéramos subir un poco la VM pero ya era tarde, una vez llegado al CP de esa etapa la VM era de solo 23 kms hora y por lo tanto habíamos pinchado tanto físicamente, en una rueda, como en los papeles de la clasificación gral. “Joder que mala suerte coño!!”, en cuanto llegamos al CP allí estaba Albert y Miguel preocupados y nos preguntaron que que nos había pasado… les contamos lo sucedido y nos echamos unas risas porque al fin y al cabo aquí hemos venido a disfrutar y a pasar un buen rato.

Después de este pequeño “reto” que nos interpuso el destino en esta etapa, seguimos para mas tarde encontrarnos con un gran rio seco que tendríamos que sortear a lo largo de 2.5kms, y que claramente nos obligaría a estar muy atentos ya que se levantaba gran cantidad de polvo. Había tramos en los que no veíamos ni siquiera al coche de delante, el panda azul de Albert; menos mal que guardábamos cierta distancia de seguridad porque en medio del rio de repente vimos pegar un “vuelo” al Panda de Albert porque había cogido no sabemos que y decidimos en ese instante cambiar la dirección a izquierdas porque por ahí se nos iba a descuajaringar el coche como saltáramos. Eso hicimos y no tuvimos problema, teníamos que conservar la mecánica porque lo mejor vendría mas tarde, teníamos un paso de trialera.

Ciento y pocos kilómetros más tarde y muy cerca de la ciudad de Zagora, cogíamos la pista de la derecha que nos llevaría a lo largo de 30 kms por unas pistas muy pero que muy pedregosas hasta llegar a un puerto en medio de la nada que estaba cubierto de rocas típicas de la zona, que hacían un paso muy difícil para los coches, casi trialero. Allí llegamos, a pesar de las negativas de Miguel ya que no quería mas sorpresas en el día después de las que tuvimos con la rueda reventada.

Cuando llegamos al paso, nos dimos cuenta de que era infranqueable, pero no por la dureza del tramo sino porque había como 15 pandas parados en el camino debido a que el primero de todos decidió que se le romper la bomba de gasolina en ese momento. Y claro hasta que no lo reparó, que paso cerca de media hora no pudimos continuar. Espacio que nos dejo tiempo para revisar el coche, comprobar las cámaras GoPro y ponerlas  apunto para grabar el momento.  Una vez reparado el panda, comenzaron a pasar los coches, y allí estábamos viendo como lo superaban.  Tomando notas para decidir cual es el mejor paso para nosotros porque el ultimo trozo de unos 10mts de largo era una sucesión de escalones mas bien altos que nos harían tener destreza con el volante y con el gas para no saltar y romper por debajo.

Pasado este trazo del mapa, continuamos otro tanto hasta llegar a encontrar el pueblo de Tafetchna, que parecía un portal de Belen, para cruzarlo y encontrar la carretera que nos llevaría durante otros 20kms más hasta el campamento base situado en  Tansikht (Valle del Draa) Donde haríamos la ultima noche en el desierto, al raso y por siempre jamás, de momento.

Llegados al campamento, decidimos hacer la primera parada, no cerca de la tienda de campaña sino en el camión de la organización, para que nos ayudara a enderezar el protector del cárter, la llanta que habíamos doblado el día de antes; y por supuesto cambiar esa válvula rajada por una cámara, para poder aprovechar ese neumático en caso de que fuera necesario, aunque llevábamos otra rueda mas de repuesto. Tratado el coste económico con Moha, el mecánico, se pusieron con el coche para que lo reparasen y lo dejasen a punto para el día siguiente, mientras que nosotros montábamos la tienda y nos duchábamos, sin darnos cuenta de lo que teníamos cerca del campamento.

Después de la ducha y de que el coche estuviera listo, decidimos llamar a nuestros familiares para dar el parte del día y que noticia me cuenta mi padre desde España “hijo estáis cerca del rio Draa y es impresionante de grande” a lo que le digo “Papá aquí los ríos son secos” y me dice “pero este no, acércate a verlo”, efectivamente, me acerco por detrás de las Jaimas de aseo y allí estaba, lento pero seguro, el rio Draa con un enorme caudal de agua, atravesando el sur de marruecos y silencioso para que  no se acuerden mucho de él y le quiten mas agua para dejarlo como a sus hermanos… seco.

Acabándose el día, después de cenar y del Briefing, en el cual nos dijeron que mañana ya era el ultimo día.  Albert, Miguel, Miguel y yo nos decidimos tomar algo diferente por esa etapa que dejábamos atrás para siempre, y que mejor que un té de la zona de hierbabuena que estaba de lujo y que nos dejaba el cuerpo caliente para afrontar lo que era ya la ultima noche en el desierto.

 

Etapa cuarta: Merzouga-Tazoulait

Bueno, pues una vez coronado el ecuador de la carrera, nos disponemos a hacer una de las etapas más duras, aunque no muy larga, de todo el raid.

A las 07:30, ya vestidos y en orden, nos puso el desayuno Mohamed, el dueño de nuestro Riad, en nada menos que un mirador espectacular que tiene su casita apuntando a las dunas de Erg-Chebbi , desde donde pudimos disfrutar de un amanecer inolvidable, y de un café con unos frutos, mermeladas, tortas y demás dulces propios de la cultura culinaria marroquí, la cual me dejaba mas fascinado día a día según íbamos avanzando por sus tierras, pueblos y gentes.

A las 08:30, ya despedidos de Moha y en el coche, nos fuimos al campamento para que nos dieran la salida a eso de las 09:45, hora en la que saliamos por dorsal. Mientras  esperábamos en el paso de Salida nos juntamos con Albert y Miguel nuevamente para hacer la ruta juntos. Allí mismo nos dieron la desagradable noticia de que las gasolineras mas próximas no tenían combustible ya que estaban otros cuatro Raid participando , aparte del equipo oficial de KTM probando las motos 2017, y se había acabado todo lo bebible para nuestros pequeños. Si necesitábamos repostar teníamos que hacer 75kms extras. Así que calculamos lo que llevábamos y lo que nos quedaba en el deposito y nos salían las cuentas para poder hacer la etapa sin repostar hasta el día siguiente.

etapa cuarta

Iniciada la etapa, llegamos a uno de los Oais o palmerales mas grandes del desierto de Marruecos. Se llama Risani, es un paraje sin igual, ya que en medio de piedras, dunas y pocos arboles, emerge un palmeral espectacular con lagunas y charcas a sus lados. Rodeadas por cultivos propios de una vega de la región española de Murcia. Pasado este bello paraje, y con mucho cuidado por la alta población viandante de niños y mayores por la carretera  llegamos al primer control de paso, el cual nos hacia ir por una ruta de navegación, rodear una montaña con una fortaleza espectacular dentro de ella (se llama la Momia) y regresar por pistas paralelas hasta la carretera para que 2 kms mas adelante volver a salirnos de esta por la izquierda y coger la parte fuerte del día, es decir, nos teníamos que hacer etapa de navegación extrema en un perímetro de 60kms de largo por 60kms de ancho, en la que solamente ocupaban esas extensiones, una antena de comunicaciones a lo lejos y después de girar unas dunas y otro Oasis que se veía al final.

Palmeral

Así que empieza lo entretenido. Una vez metidos en harina, nos dimos cuenta de que la zona tan escarpada por la que circulábamos nos hacia perder el relieve del terreno y por lo tanto tuvimos un par de sustos ya que cogimos una piedra muy grande en el centro del coche que abollo el cárter, y por otro lado, otra piedra nos jugo una mala pasa, abollándonos la llanta derecha… ¿Qué queríamos? estábamos en el desierto con un cochecillo, es lo menos que nos podía pasar, pero… lo mejor estaba por llegar.

Tua¡reg

Una vez concluida la mitad de la etapa en medio de esa estepa, y habiéndonos parado a comer los cuatro debajo de un árbol, creo que el único que había por allí, un poco de Pan tumaca, un chorro de vino de la bota de Miguel y unas barritas energéticas nuestras, y de paso repostar al panda con el Jerry can, nos fuimos al segundo control de paso, empezaba la parte entretenida del día, la etapa de velocidad media que llegábamos seguros de que la íbamos ha hacer genial Una vez ya verificado el coche que todo estuviera bien , continuamos la etapa y nos dirigimos al final de esa estepa donde había que llegar a un palmeral y tomar el camino de la derecha medio oculto, y tanto que estaba, estuvimos un rato dando vueltas para adelante y para atrás varios pandas hasta encontrar la X que marcaba el lugar de paso hacia ese bello Oasis.

Pasado el paraje, continuamos otra tirada para poder llegar al ultimo CP que era nada mas y nada menos que un Gran Oued de 400mts de largo, el cual estaba muy blando y era de paso obligado para todos los 4×4 porque los 4×2 se podían coger un camino alternativo, para no atascarse mas de la cuenta. Así que ala, allí que fuimos y nos echamos adelante para cruzarlo, la situación fue la siguiente: según nos dio el paso de salida, salimos y rápidamente un giro a la izquierda te metía en todo el “fregao”. Así que sin vacilar ni un segundo, di gas a fondo en primera y con la tracción metida para poder superarlo, y lo pasamos, vaya que si lo pasamos, pero sin problema alguno. Aquí nos dimos cuenta nuevamente de las facultades de este coche, es increíble por donde puede llegar a pasar y lo que es capaz de superar… pero eso si, se nos puso un poco candente el puchero de expansión, un susto que no tuvo mayor repercusión porque para eso lo habíamos preparado previamente en Madrid (Buen Refrigerante y buen electroventilador)

paso

Después de esto ya sólo quedaba encontrar la carretera pocos kms más adelante y girar a la izquierda para llegar 30kms después al pueblo en cuestión, Tazoulait, pero antes teníamos que parar a repostar porque sino al día siguiente íbamos a tener un problemilla de alimentación. Así que paramos en la gasolinera anterior al campamento, junto con otros 90 coches, es decir, tardamos como una hora y media en que nos tocara rellenar combustible. No hubo problema, pasamos el rato charlando y conociendo a más participantes con los que no habíamos coincidido hasta la fecha.

Ya en el campamento revisamos un poco el coche, volvimos a montar la tienda y nos juntamos un rato con el Sevillano y su hijo, un tío majísimo que nos estuvo contando que quería montar un club de pandas en Andalucía y hacer lo mismo que nosotros hacíamos por marruecos pero en las tierras Andalusies, a lo que le dijimos varios que por favor se acordara de nosotros y nos tuviera informados, para poder estar en alguna de las rutas que pudiera organizar. También le estuvimos preguntando un poco por como iba tan suelto su Pandita, a lo que nos contesto que llevaba algunas mejoras casi inapreciables, pero que al coche le daba algo así como un 45% mas de potencia, por lo tanto un desahogo tanto en carretera como en campo.

Ya entrada la tarde noche, nos fuimos a tomar unas cervecitas con nuestros panchitos de rigor, Miguel, Albert, Miguel y yo, los cuatro, para comentar el día y de paso conocernos mejor.  ¿Qué mejor sitio para sentarnos que una de esas mesas bajas con cojines que nos pareció acogedora frente a ese aire que se levantaba cada tarde desde hacia dos días?

 

Ya después de la cena que compartimos, esta vez con nosotros cuatro, se sento Quim y Mercé para contarnos sus vivencias. Fuimos al briefing de cada día donde nos avisaron que llegaba la etapa mas dura, en cuanto a esfuerzo mecanico del coche se refería, porque serian casi 260 kms de mucha piedra y caminos del desierto muy rotos… no se equivocaron no…

Esa noche dormimos algo peor que la anterior, entre otras cosas porque el colchón ya no aguantaba el aire ni una hora y porque cerca de nosotros estaba un participante con grandes dificultades nasales durante toda la noche… JODER COMO RONCABA EL BICHOO.

Etapa tercera: Maadid-Escuela-Merzouga

07:30 de la mañana, nos levantamos mucho mejor que el día anterior. Recogemos todo como de costumbre, aseo y a desayunar.

A las 08:20 nos dan la salida del campamento. Nos dirigimos hacia el pueblo de Aoufouss, donde nos están esperando los chavales del colegio  Blaghma, con sus mejores galas a que lleguemos y les hagamos la entrega de todo el material que llevamos los más de 200 panditas que vamos en caravana. ¡Qué pasada! ¡Menudo recibimiento!! Nos cantaron, nos aplaudieron, nos dieron besos y las gracias, nos bailaron, nos invitaron a tomar té y pastas de almendra, y nos dieron las gracias un millón de veces.  Nos lleno de emoción  sentimiento, dejando salir alguna gota de lagrima, fruto de ver como tan poco para nosotros es tanto para otros, y donde tan leve esfuerzo es tan reconocido por quien no te conoce, pero sabe que vas con la mejor de tus intenciones (para repetir).

niños

Después de este momentazo, y a eso de las 12:30 más o menos nos dieron la salida desde la misma escuela para ir hacia la consecución de la tercera etapa del raid, corta, porque solo tiene 110 Km, pero de total navegación y pericia ya que a tan solo 15 Km de aquí están las puertas del Sahara, a la izquierda de Maadid, según llegas. Allí que fuimos, salimos en rumbo sur dejando las grandes dunas de Merzouga siempre a nuestra derecha para adentrarnos en el más puro desierto y así poder saborear lo que es un mar de arena y arena hasta llegar a la prueba de orientación que se hizo en una meseta de unos 20kms de diámetro y que teníamos que picar en dos puntos balizados con una barra y una taladradora de papel para justificar que habíamos llegado pero ojo, solamente teníamos 20 minutos de plazo sino estaríamos penalizados tanto si nos pasábamos de tiempo como si no encontrábamos las balizas.

Dunas

Finalizada la prueba, había que seguir la ruta, pero antes de esto paramos a tomar algo y nos juntamos con Miguel y Albert Gabande para hacer el ágape y la posterior continuación hasta final de etapa. Así iríamos más tranquilos y acompañados.  Después de comer iniciamos el camino hasta el pequeño pueblo abandonado y siempre dejando a la derecha las grandes dunas, y cuando nos encontramos con la carretera que cruzaba nuestro camino, pues a la derecha, dirección Merzouga para llegar al control de paso de llegada.

pueblo

Cuando llegamos al campamento y fechamos el paso del libro, decidimos que esa noche no la íbamos a pasar en la intemperie. Nos pusimos a buscar alojamiento para dormir en cama y sabanas así que un poco más adelante del campamento base hay un pueblo llamado Khemliya donde nos alojamos en un Riad llamado la Maison du Hotels, con todos los servicios y un trato por parte del dueño, exquisito, y encima económico (50€)porque te daba de cenar y también de desayunarJJ; pero nosotros solamente le pedimos desayuno ya que la cena la haríamos en el campamento junto con el resto y porque llegaríamos tarde, ya que queríamos pisar la arena de las grandes dunas y experimentar la sensación de turista y no de competición.

hotel

De vuelta al campamento y ya duchados y arreglados los tres (el coche incluido), me fui a dar un paseo por las dunas para hacer unas fotos y de paso pensar, entre otras muchas cosas, en cómo estaba discurriendo todo, entre tanto, Miguel se fue a hablar con unos italianos de su Panda, para ver que llevaban montado debajo del capo, ya que se veía que su coche corría ligeramente más que el resto, claro que…, “no llevamos nada puesto!!, il nostro panda es de serie” , eso decían…., allí también conocimos al Sevillano, que más adelante os contare.

Dunas

A eso de las ocho y pico nos fuimos a cenar con toda la organización, ya que nos apetecía y previamente a esto nos tomamos un par de cervezas de la marca Casablanca, típica de Marruecos, acompañados de sus correspondientes frutos secos que ellos tienen por doquier para cualquier bebida.

Después de compartir una agradable sobremesa con Albert, Miguel y unos de Cádiz, y de echarnos unas cuantas risas con las anécdotas del día, nos dirigimos todos al Briefing, el cual se celebra a las 21:00 en punto y en el que nos avisarían de los prolegómenos del camino, es decir, cuidado con el combustible porque nos estaríamos como 185 kms sin ver un área de repostaje y por lo tanto nos tendríamos que beber el Jerry can de reserva que traíamos desde Madrid.

BriefingDespués de las directrices del director de carrera, nos retiramos a nuestro Riad, donde nos esperaba una cama agradable y unas ganas romperla a dormir que nos superaba, pero…, oh no se levanto de repente una tormenta de arena que nos dejaba medio ciegos y cuando logramos entrar en el coche, nos dimos cuenta de que ni con todas las luces de nuestro Panda lográbamos ver mas allá del morro porque estaba tan denso el ambiente que no había manera de avanzar. Con decir que la carretera estaba a escasos 200 mts y nos costó algo más de 10 minutos encontrarla porque no veíamos un pimiento, madre mía qué momento más chulo, complicado  e intenso. Luego ya no tuvimos problema en llegar de nuevo al Riad.

Ala a Dormir, hasta mañanaaaaaa, pero…. Esto no se a acabado porque a eso de las 5 de la mañana empezamos a escuchar como unas voces a lo lejos, lo cual nos empezó a medio preocupar porque no sabíamos que sucedía, encima estábamos a 2 kms del campamento en una casa en un pueblo… buff, hasta que nos dimos cuenta de que era la mezquita llamando a la primera oración del alba que se hace a esas horas, jolín, el imán nos había despertado, … luego ya se unieron los burros y los camellos  comunicándose entre ellos….

Bueno, a pegar el ojo otro ratito hasta las 07:00.

Etapa segunda: El Hajeb – Maadid

05:45 de la madrugada, suena el despertador que inmediatamente nos pone en marcha, porque despiertos ya estábamos,  helados  y en el suelo porque el colchón se nos desinflo y no sabíamos porque (mas tarde nos dimos cuenta que tenía un pinchazo)

A las 06:15 teníamos la tienda recogida y desayunando estábamos, pero el panda, madrecita el panda, estaba totalmente escarchado con una capa de hielo que no sabríamos si arrancaría, pero…, bruummmmmm, se puso en marcha como si nada y ala, a hacer ruta. A las 06:40 nos poníamos en marcha para subir a Ifrane y más tarde desviarnos por una pista en el km34, lugar donde nos daríamos cuenta de la belleza del paisaje porque no, no había desierto, o mejor dicho sí, pero…, había desierto y cerca de medio metro de nieve, que había caído y que nuestro pandita tendría que superar en un camino entre barro y charcos helados con una capa grande que no partía y que hacía que el coche resbalara por encima, como si de patinaje sobre hielo se tratase, hasta pasar cerca de 3 Km en ese estado y que nos dejaba boquiabiertos del paisaje indescriptible y no esperado por aquellos lares.

Nieve

Ya pasados aquellos paisajes empezamos a ver tramos donde no había nada y solamente un camino separa la izquierda de la derecha.  El horizonte lo cubren las montañas del Medio Atlas que nos dejan inundados de silencio y ojiplaticos de paisajes agrestes, pero al fondo del camino y  en la mañana se deja ver la primera persona que nos cruzamos. Un chico en un burro que no sabemos a dónde ira, ni de donde viene, pero que allí se está cruzando con esta caravana estirada de autos locos como es la Panda Raid 2016.

Continue reading

Etapa primera: Tánger Med – El Hajeb

06:30, ¡Ring! ¡Ring! Suena el despertador y nos levantamos, esa sería la última vez que dormiríamos en una cama hasta pasados unos días…, nos esperaban noches de tienda de campaña y saco de dormir en medio de la nada y de todo a la vez.

Salimos del hotel y con un café y un donut nos fuimos a la terminal del Ferry de Tánger,  que está justo enfrente del hotel, para agruparnos todos y poder pasar la aduana española, y embarcar en ese enorme barco que cruza el estrecho, para que nos deje en tierras del continente africano. Una vez dentro del barco, y después de aparcar el coche apiñado a los otros 200 y pico Pandas, nos subimos a las salas de estar para que nos sellen los pasaportes y nos validen la documentación del coche, para poder circular por marruecos. Te lo hace la policía marroquí dentro del barco para no tener que esperar grandes colas a la llegada al puerto. Allí dentro nos encontramos con un antiguo conocido que también se había apuntado a semejante singladura, Javier Basagoiti, con el que estuvimos charlando un rato y nos deseamos mutuamente que todo saliera bien.

En el ferry

A la llegada al puerto de Tánger Med, una vez bajado el coche del barco y pasada la aduana Marroquí, nos agrupamos para el Briefing número 1 que nos darían junto al camión de la organización. Allí los nervios de todos ya se hacían notar, también se veían las primeras averías, puesto que dos panditas, uno antes de cruzar el estrecho y otro en ese mismo instante, rompían el motor y lo tenían que cambiar si querían seguir la ruta. Buff eso sí que es empezar de cabeza ¡Madre mía!  Pero no pasaría nada porque ahí ya nos daríamos cuenta de donde estamos y en qué manos, es decir, la calidad de los mecánicos marroquíes que por poco mas de 80 € te cambian un motor y el motor vale 300€, es decir bueno, rápido y barato (bonito no porque no son bonitos). Bueno, una vez puesto los localizadores Spot que nos dio la organización y activados, nosotros salíamos como una exhalación, ya que fuimos los segundos en conseguir cobertura GPS para el Spot y por lo tanto en salir de Tánger directos al primer control de paso que estaba a nada menos que 230 Km de distancia por autovías.

Continue reading

Etapa prólogo: Madrid-Algeciras.

Son las 08: 00 de la mañana y me levanto de la cama después de llevar un rato despierto y un poco inquieto por la intriga, nervios e ilusión de que hoy empieza lo que, para mí ha sido una aventura de preparación durante los últimos 9 meses.  Llenos de retos. Desde comprar el coche, hasta prepararlo, consiguiendo todos los materiales y piezas necesarios para que este reto doble se cumpliera, y tuviéramos las menos averías o problemas posibles unas vez allí, en Marruecos. Con la boca del estomago medio cerrada, decido ponerme un café con una tostada y a la vez termino de cerrar la bolsa de viaje para los próximos 10 días aproximadamente.

A las 09:00 me despido de mi mujer, Sandra y de mi segunda vida, Jaime, al que dejo entre lagrimas porque no me puede acompañar. Ya que se ha puesto malito el día de antes y no va a poder venir a despedirnos al Paseo de Camoens, pero para contentar su desazón y por supuesto el mío, le prometo que le traeré una medalla si gano y  entregaré en su nombre los dos coches que me dio días antes, para que los dejara a los niños de la escuela que visitaremos en la tercera etapa.

A las 09:20 llego a Mejorada, donde tengo el coche guardado a la espera de su nueva travesía, en casa de mis padres; estos están más ilusionados y nerviosos que yo porque también han sufrido y vivido conmigo estos últimos meses más intensamente, ya que los he hecho muy participes de nuestro desafío africano invitándoles a colaborar en todo lo que me pudieran ayudar y así lo han hecho (os quiero). Cuando ya abrimos el garaje y cargamos mi macuto en el panda, que parece que ya no entra nada más, me dispongo a arrancarlo y en ese momento decide que no se quiere poner en marcha porque le parece mejor quedarse al resguardo del frio de esa mañana, SUSTAZO para mi, porque me pongo como un flan y a esto se le añade a los de mi alrededor preguntando¡¡ que pasa que pasa….??!! , “dejadme por favor, tengo que mirar a ver porque no arranca”; con la paciencia más calmada me acuerdo del famoso cablecito de la bobina que nos dejo el coche parado en Zaragoza el día que lo compramos y me tiro a por él, “aquí estas suelto como aquel día!!”, le conecto de nuevo, y BBRRRRRRUMMMMMMM!!, arranca enérgico y deseoso de echarse a la carretera, de momento. Poco después, a eso de las 10:00 llego a casa de Miguel, quien ya me estaba esperando en la puerta, “que pasa llegas tarde me dice”, le digo “anda, carga el coche de lo que queda de herramienta y tus cosas y vámonos para Madrid que ahora te cuento…”, se queda de piedra, porque dice que eso no debería pasar, pero claro esto es un coche de hace 25 años y con una tecnología lejos de la calidad de ahora… por eso esas averías y por eso se reparan con un alicate universal.

Continue reading

Fotos de las 3 primeras etapas

Voy a subir un popurrí fotográfico de todo lo que ha deparado estos 3 primeros días por el desierto.

ETAPA 0: Madrid-Algeciras

Si ayer en la salida todo era emoción y sentimientos, dejadme que os cuente como trascurrieron las 9 horas y pico de carretera que nos chupamos entre Madrid y Algeciras.

Nuestra media ha sido de 80 kilómetros por hora, lo que nos ha demorado poco más de 9 horas en llegar a nuestro destino. Todo el trayecto hasta Algeciras ha sido una premonición de cuanto  encontraremos en nuestra aventura africana, bueno, la nieve espero que no, aunque lo mismo las cumbres del Atlas si están nevadas en esta época del año.

Lo dicho, viento, pero viento manchego de ese que ponía los pelos de punta a Don Quijote y le hacía alucinar con los molinos. Agua nieve, nieve más que agua, más agua, granizo, como no, solo faltaba el granizo. Miguel y yo pensabamos, ¿Si así nos despide España, como nos acogerá Marruecos?

Después de un camino tan tedioso por autopista y con tantas inclemencias meteorológicas, por fin arribamos a Algeciras. Dejamos el Panda en la cochera, con otros amiguitos, y nos fuimos a descansar.

garaje

Como somos gente responsable y padres de familia, y sobre todo porque este blog puede leerlo todo el mundo, deciros que nos fuimos directos a dormir.  Esas cosas de juergas y camaredismo entre participantes lo dejamos para los jovenes, que nosotros tenemos que conducir mañana muchas horas por el desierto 😉

 

« Older posts

Copyright © 2019 Desafio El Brillante

Up ↑