Desafio El Brillante

Month: mayo 2016

Etapa primera: Tánger Med – El Hajeb

06:30, ¡Ring! ¡Ring! Suena el despertador y nos levantamos, esa sería la última vez que dormiríamos en una cama hasta pasados unos días…, nos esperaban noches de tienda de campaña y saco de dormir en medio de la nada y de todo a la vez.

Salimos del hotel y con un café y un donut nos fuimos a la terminal del Ferry de Tánger,  que está justo enfrente del hotel, para agruparnos todos y poder pasar la aduana española, y embarcar en ese enorme barco que cruza el estrecho, para que nos deje en tierras del continente africano. Una vez dentro del barco, y después de aparcar el coche apiñado a los otros 200 y pico Pandas, nos subimos a las salas de estar para que nos sellen los pasaportes y nos validen la documentación del coche, para poder circular por marruecos. Te lo hace la policía marroquí dentro del barco para no tener que esperar grandes colas a la llegada al puerto. Allí dentro nos encontramos con un antiguo conocido que también se había apuntado a semejante singladura, Javier Basagoiti, con el que estuvimos charlando un rato y nos deseamos mutuamente que todo saliera bien.

En el ferry

A la llegada al puerto de Tánger Med, una vez bajado el coche del barco y pasada la aduana Marroquí, nos agrupamos para el Briefing número 1 que nos darían junto al camión de la organización. Allí los nervios de todos ya se hacían notar, también se veían las primeras averías, puesto que dos panditas, uno antes de cruzar el estrecho y otro en ese mismo instante, rompían el motor y lo tenían que cambiar si querían seguir la ruta. Buff eso sí que es empezar de cabeza ¡Madre mía!  Pero no pasaría nada porque ahí ya nos daríamos cuenta de donde estamos y en qué manos, es decir, la calidad de los mecánicos marroquíes que por poco mas de 80 € te cambian un motor y el motor vale 300€, es decir bueno, rápido y barato (bonito no porque no son bonitos). Bueno, una vez puesto los localizadores Spot que nos dio la organización y activados, nosotros salíamos como una exhalación, ya que fuimos los segundos en conseguir cobertura GPS para el Spot y por lo tanto en salir de Tánger directos al primer control de paso que estaba a nada menos que 230 Km de distancia por autovías.

Continue reading

Etapa prólogo: Madrid-Algeciras.

Son las 08: 00 de la mañana y me levanto de la cama después de llevar un rato despierto y un poco inquieto por la intriga, nervios e ilusión de que hoy empieza lo que, para mí ha sido una aventura de preparación durante los últimos 9 meses.  Llenos de retos. Desde comprar el coche, hasta prepararlo, consiguiendo todos los materiales y piezas necesarios para que este reto doble se cumpliera, y tuviéramos las menos averías o problemas posibles unas vez allí, en Marruecos. Con la boca del estomago medio cerrada, decido ponerme un café con una tostada y a la vez termino de cerrar la bolsa de viaje para los próximos 10 días aproximadamente.

A las 09:00 me despido de mi mujer, Sandra y de mi segunda vida, Jaime, al que dejo entre lagrimas porque no me puede acompañar. Ya que se ha puesto malito el día de antes y no va a poder venir a despedirnos al Paseo de Camoens, pero para contentar su desazón y por supuesto el mío, le prometo que le traeré una medalla si gano y  entregaré en su nombre los dos coches que me dio días antes, para que los dejara a los niños de la escuela que visitaremos en la tercera etapa.

A las 09:20 llego a Mejorada, donde tengo el coche guardado a la espera de su nueva travesía, en casa de mis padres; estos están más ilusionados y nerviosos que yo porque también han sufrido y vivido conmigo estos últimos meses más intensamente, ya que los he hecho muy participes de nuestro desafío africano invitándoles a colaborar en todo lo que me pudieran ayudar y así lo han hecho (os quiero). Cuando ya abrimos el garaje y cargamos mi macuto en el panda, que parece que ya no entra nada más, me dispongo a arrancarlo y en ese momento decide que no se quiere poner en marcha porque le parece mejor quedarse al resguardo del frio de esa mañana, SUSTAZO para mi, porque me pongo como un flan y a esto se le añade a los de mi alrededor preguntando¡¡ que pasa que pasa….??!! , “dejadme por favor, tengo que mirar a ver porque no arranca”; con la paciencia más calmada me acuerdo del famoso cablecito de la bobina que nos dejo el coche parado en Zaragoza el día que lo compramos y me tiro a por él, “aquí estas suelto como aquel día!!”, le conecto de nuevo, y BBRRRRRRUMMMMMMM!!, arranca enérgico y deseoso de echarse a la carretera, de momento. Poco después, a eso de las 10:00 llego a casa de Miguel, quien ya me estaba esperando en la puerta, “que pasa llegas tarde me dice”, le digo “anda, carga el coche de lo que queda de herramienta y tus cosas y vámonos para Madrid que ahora te cuento…”, se queda de piedra, porque dice que eso no debería pasar, pero claro esto es un coche de hace 25 años y con una tecnología lejos de la calidad de ahora… por eso esas averías y por eso se reparan con un alicate universal.

Continue reading

Copyright © 2019 Desafio El Brillante

Up ↑