06:30, ¡Ring! ¡Ring! Suena el despertador y nos levantamos, esa sería la última vez que dormiríamos en una cama hasta pasados unos días…, nos esperaban noches de tienda de campaña y saco de dormir en medio de la nada y de todo a la vez.

Salimos del hotel y con un café y un donut nos fuimos a la terminal del Ferry de Tánger,  que está justo enfrente del hotel, para agruparnos todos y poder pasar la aduana española, y embarcar en ese enorme barco que cruza el estrecho, para que nos deje en tierras del continente africano. Una vez dentro del barco, y después de aparcar el coche apiñado a los otros 200 y pico Pandas, nos subimos a las salas de estar para que nos sellen los pasaportes y nos validen la documentación del coche, para poder circular por marruecos. Te lo hace la policía marroquí dentro del barco para no tener que esperar grandes colas a la llegada al puerto. Allí dentro nos encontramos con un antiguo conocido que también se había apuntado a semejante singladura, Javier Basagoiti, con el que estuvimos charlando un rato y nos deseamos mutuamente que todo saliera bien.

En el ferry

A la llegada al puerto de Tánger Med, una vez bajado el coche del barco y pasada la aduana Marroquí, nos agrupamos para el Briefing número 1 que nos darían junto al camión de la organización. Allí los nervios de todos ya se hacían notar, también se veían las primeras averías, puesto que dos panditas, uno antes de cruzar el estrecho y otro en ese mismo instante, rompían el motor y lo tenían que cambiar si querían seguir la ruta. Buff eso sí que es empezar de cabeza ¡Madre mía!  Pero no pasaría nada porque ahí ya nos daríamos cuenta de donde estamos y en qué manos, es decir, la calidad de los mecánicos marroquíes que por poco mas de 80 € te cambian un motor y el motor vale 300€, es decir bueno, rápido y barato (bonito no porque no son bonitos). Bueno, una vez puesto los localizadores Spot que nos dio la organización y activados, nosotros salíamos como una exhalación, ya que fuimos los segundos en conseguir cobertura GPS para el Spot y por lo tanto en salir de Tánger directos al primer control de paso que estaba a nada menos que 230 Km de distancia por autovías.

Briefing

Ya iniciada la etapa de enlace empezábamos a practicar con el roadbook, teníamos que aprender a leerlo, tomar nota en el coche y pusimos en marcha el GPSTrip que llevábamos en la tablet, que estaba ubicada en lado acompañante, que sería nuestros ojos y nuestra mejor amiga para poder guiarnos cuando los carteles desaparecieran de las carreteras, y estas se sustituyeran por caminos agrestes del mismo color en los cuatro puntos cardinales. También aprovechamos para mimetizarnos con el entorno, para poder entender la cultura del país y a sus gentes en cada parada que hacíamos, para repostar o pagar los peajes de la autovía.

En el km 234 nos apartábamos al primer control de salida, donde estaba ubicada lo que sería la primera etapa del raid, ESTO YA VA EN SERIO EH!!, estábamos los 5º en la cola de inicio del tramo, y con unos nervios e ilusión exultantes en todos, ya que íbamos a comenzar lo que habíamos leído que sucedería y ya estábamos allí. Empiezan a salir los coches…. Uno cada 2 minutos… nos toca a nosotros!!

Equipo 31 salís en 15 segundos.

Equipo 31 salís en 10 segundos.

5, 4, 3, 2, 1 Suerte!!!!,,,, Brrruunnnn, salimos escopeteados, patinando las ruedas y con mucha energía, se nos juntaba la segunda velocidad con los primeros baches y contravolanteos , seguida de la tercera velocidad,  “a 20mts giro a la derecha”, “en km9 bordear encina solitaria y tomar camino d la derecha”, pero cuando escuche eso, me despistó un coche en sentido contrario y me fui detrás de él en el km 6 y nos perdimos momentáneamente, hasta que rápidamente nos encontramos y salimos de nuevo a tramo detrás de un Marbella de una pareja de Navarros, que nos recondujeron y empezamos a cotejar libro con su dirección, ¡íbamos bien de nuevo!, “en km21,2 giro a izquierda por segunda pista, ojo la primera no es correcta y la segunda casi no se ve!”, mierda, nos hemos vuelto a equivocar, esta vez junto con los navarros , nos hemos metido en un arenero del que hemos salido de la mejor manera posible atravesando la Mamora y llegando a un camino principal, que más tarde nos reconduciría de nuevo al control de paso de llegada (nosotros no lo sabíamos en ese momento pero nos habíamos saltado un comisario que nos penalizaría la etapa por no pasar por delante de él). Ya llegando al CP llegada pisamos dos enormes charcos de barro que nos haría pensar que estábamos en el rally safari en lugar de estar en un Panda y una vez en meta de ese tramo lo lamentaríamos ya que el coche se embarro tanto que no se veían los faros encendidos, nos toco limpiar.

Barro

Una vez concluido el tramo cogimos de nuevo la carretera de enlace para poder llegar al campamento base situado en el pueblo de El Hajeb, casi 130kms mas allá de donde estábamos. Se empezaba a ir el sol y nosotros todavía en la carretera secundaria que nos llevaba al punto de encuentro nos obligaba a parar, estábamos en reserva así que decidimos parar en una gasolinera de la zona, maldita la hora ya que el combustible no estaba en buen estado y eso nos provoco fallos de motor durante los 250 Km siguientes, hasta su nuevo repostaje, con todo lo que ello implica.

Una vez llegados al El Hajeb y atravesado el pueblo, que parecía que estaba ardiendo y no era otra cosa que estaban de fiestas y todo el mundo estaba en las calles asando parrillas de carne de vaca y pollo. Tenían las patas de vaca colgando de alambres chorreando sangre y allí mismo nos íbamos a dar cuenta de para que habían hecho semejante matanza.

Segundos!!, así nos quedamos nosotros cuando llegamos al campamento, no nos lo podíamos creer, se había perdido mucha gente por la carretera y solamente estábamos unos chicos de Bilbao y nosotros, los demás estaban por llegar y ya no era de día, madrecita con esas carreteras y la gente que se cruza sin más y encima van de oscuro, montados en burro, en bici o tropecientos en un camión, que inconsciencia, o…, a lo mejor no, es como decían algunos mayores míos, España hace 50 años.

Bueno, allí plantando la tienda y lavándonos la cara, nos dimos cuenta de que la temperatura era excesivamente baja y que esa noche se predecía frio del bueno, a lo que le dije a Miguel, “yo esta noche duermo vestido ya verás”. Pues no me equivoque mucho porque cuando cayó el sol del todo y serian más o menos las 21:00 la temperatura ya estaba en 1 grado, claro que estábamos al lado del parque nacional de Ifrane donde había una estación de ski y por lo tanto estábamos bastante altos… haría mucho frio, se preveía.

Campamento

A las 20:30 nos daban la cena en las jaimas de restauración, animada por un grupo de la zona que nos haría unos bailes típicos y unas canciones adornadas por sus rudos instrumentos de percusión (nos pusieron sopa marroquí de verduras con dátiles y ternera al tajim, todo buenísimo)

A las 21:00 briefing del segundo día, el cual se daba a partir de ese día por la noche el día de antes porque el raid al día siguiente comenzaba temprano y en ese caso nos tocaba salir a nosotros de los primeros, nada menos que a las 7:00 de la mañana, así que en cuanto acabaron las palabras del director técnico, Juanma, nos fuimos a dormir o a lo que pudimos porque hacia tantísimo frio que no podíamos ni conciliar sueño, por dos motivos.

Uno, era el camión de asistencia, trabajando con las primeras averías hasta las 4 de la mañana

Dos, por el frio que hacía que llegó a bajar la temperatura por debajo de los -4, una pasada teniendo en cuenta que no íbamos preparados para tanto tantísimo frio.

20160307_052503