05:45 de la madrugada, suena el despertador que inmediatamente nos pone en marcha, porque despiertos ya estábamos,  helados  y en el suelo porque el colchón se nos desinflo y no sabíamos porque (mas tarde nos dimos cuenta que tenía un pinchazo)

A las 06:15 teníamos la tienda recogida y desayunando estábamos, pero el panda, madrecita el panda, estaba totalmente escarchado con una capa de hielo que no sabríamos si arrancaría, pero…, bruummmmmm, se puso en marcha como si nada y ala, a hacer ruta. A las 06:40 nos poníamos en marcha para subir a Ifrane y más tarde desviarnos por una pista en el km34, lugar donde nos daríamos cuenta de la belleza del paisaje porque no, no había desierto, o mejor dicho sí, pero…, había desierto y cerca de medio metro de nieve, que había caído y que nuestro pandita tendría que superar en un camino entre barro y charcos helados con una capa grande que no partía y que hacía que el coche resbalara por encima, como si de patinaje sobre hielo se tratase, hasta pasar cerca de 3 Km en ese estado y que nos dejaba boquiabiertos del paisaje indescriptible y no esperado por aquellos lares.

Nieve

Ya pasados aquellos paisajes empezamos a ver tramos donde no había nada y solamente un camino separa la izquierda de la derecha.  El horizonte lo cubren las montañas del Medio Atlas que nos dejan inundados de silencio y ojiplaticos de paisajes agrestes, pero al fondo del camino y  en la mañana se deja ver la primera persona que nos cruzamos. Un chico en un burro que no sabemos a dónde ira, ni de donde viene, pero que allí se está cruzando con esta caravana estirada de autos locos como es la Panda Raid 2016.

En el km 120 aproximadamente empieza la alegría, es decir, se abre otro tramo libre de velocidad pero de navegación con brújula y atención a las indicaciones de roadbook. Allí, justo en la salida, nos juntamos con unos Argentinos que llevaban otro panda como el nuestro y decidimos ir juntos para que, si nos pasaba algo, pudiéramos ayudarnos. También  se nos junto otro panda mas con dos hermanos de Barcelona (María y Raúl) que hizo grupo y así fuimos los tres a por este segundo tramo de pista abierta y con finalización en una mina abierta. ¡Qué pasada de paisaje! ¡ Qué bonito!  Después de la mina estábamos en un cañón impresionante llamado Oulad Teir, que es un antiguo poblado minero ahora medio derruido que cuida lo que es uno de los pasos más pintorescos de Marruecos. Allí mismo decidimos parar, tomar unas fotos y más adelante cuando teníamos que cruzar el rio que navegaba por ese cañón nos apareció una de las mas impresionantes postales de este viaje, un puente hecho con vigas de madera que ya no pasaban los años impasibles por sus aristas, y que dejaba entrever la cantidad de años que llevaban allí.  ¿Qué mejor manera de celebrar dicha instantánea que arriesgar las leyes de la física y subir ahí mismo para atravesar el rio a los tres panditas? En cuadrilla, mas otro que estaba allí arriba y así nos hicimos una de las mejores fotos de todo el raid.

atravesando el rio

Una vez concluida la postal y con el panda dando unos tirones de espanto, cuando llegamos al pueblo de Midelt, paramos para repostar, en una gasolinera de nombre donde llenamos a tope.  Yo entable conversación con un lugareño que entendía nuestro idioma para, primero que me ayudara a comprar una tarjeta de teléfono de Marruecos para poder entablar comunicación con España y segundo, para comerciar unos minerales que el mismo buscaba y vendía, así que él me ayudo a mí y yo le compre una caja de minerales de la zona, que son muy variados y muy espectaculares. Me quede con ganas de comprar fósiles pero me dio más respeto por si me los restringían en la aduana a la vuelta.

pueblo

Después de salir de Midelt y atravesar otros 60 Km de puertos de carretera del medio atlas, y un magnifico túnel construido a mano llamado Túnel del Legionario, empezamos a toparnos con las primeras barricadas de niños en la carretera, sí barricadas, se ponían en medio obligándonos a parar para pedirnos lo que para nosotros es básico y normal, pero que para ellos, en su región, es un bien preciado ¡AGUA! , Por favor, se te cae el alma a los pies, ¿Agua?, Y también los envases vacíos,  algún caramelo o bolígrafos!!  No dejemos de pensar que estamos en un país en vías de desarrollo y que por lo tanto es algo que vamos a ver continuamente conforme vayamos bajando al sur del país.

Superado el último puerto de carretera y poco antes de llegar a Ar-Rachidia, nos topamos con un espectacular e impresionante lago de color azul turquesa que baña una tierra rojiza de la comarca, lo que hace un paisaje espectacular y cuanto menos, pintoresco.

Después de pasar Ar-Rachidia, una ciudad en medio de la nada, y poco antes de empezar el tercer tramo, paramos a picar algo para llenar un poco el estomago, allí nos dimos cuenta que de ayer a hoy todo había cambiado, el paisaje y la situación, estamos en pleno sur de Marruecos, y por lo tanto queda muy poco para las primeras dunas de arena fina del Sahara.

Salimos de la carretera, en el pueblo de Tarda, y en un palmeral, está el segundo control de paso del raid. Empieza la fiesta. Comienza el segundo tramo de velocidad libre pero de navegación, hasta llegar a las esculturas de Hannsjönrg Voth, la constelación de Orión. La cual vemos desde la lejanía y tenemos que llegar a ella a través de pistas paralelas, primero Gran Oueds (ríos secos de arena) y pequeñas dunas las cuales nos juegan la primera de las novatadas que te pueden suceder en una ruta por el desierto ¡NOS QUEDAMOS ATASCADOS! ¡Y DE QUE MANERA!! No podíamos sacarlo ni con planchas. No había manera, estaba totalmente empanzado el Panda y solamente pudimos salir adelante cuando nos echaron una mano otros 4 compañeros que corrieron la misma suerte, y que solamente echándonos una mano entre todos pudiéramos salir adelante en ese pequeño atolladero. Después de 16 minutos perdidos llegamos al monumento de Orión, allí nos esperaba el comisario para hacer el tercer sector de navegación y velocidad media. Nos advirtió del gran rio de arena próximo porque había varios coches ya atascados y que sería probable que nos quedáramos también, pero que si lo pasamos teníamos que tener claro el rumbo de salida porque si no nos iríamos a por unas dunas bastante complicadas de pasar. Pensamos… Buff otra vez, esto no puede ser, así que manos a la obra: 5, 4, 3, 2, 1, goo!

Salimos a por el tercero y en poco más de 3 Km ya nos acercamos al gran Oued. Efectivamente, había como 10 coches empanzados. Decidimos pasar por lo difícil, es decir, por la derecha, porque por la izquierda no se podía. Primera a fondo y brum, brum, a tope lo paso el panda sin mayor consecuencia. ¡Bien lo hemos pasad!! Pero claro, Miguel no se dio cuenta del rumbo y … mierda las dunas. Allá que nos metimos y  había también otros 3 pandas empanzados . Estábamos por todos los lados por lo que decidimos no atascarnos, quedarnos en plano, desatascar a dos pandas e intentar pasar las dunas nosotros. Y vaya que si lo hicimos. Las pasamos en primera a todo lo que daba el cochecito y las pasó, pero claro, luego tuvimos que sacar a los argentinos que también estaban ahí metidos y nos entretuvimos un poco más.

dunas

Cuando todo esto había pasado ya, de repente vimos que de las dunas salía como una especie de furgoneta, ¿Qué veo? ¿Qué es eso? ¿Una VW California?. Efectivamente, una auto caravana de unos franceses haciendo lo mismo que nosotros y pasando dunas tranquilamente como si nada mientras que nosotros lo dábamos todo porque si no, nos hundíamos como en el agua. ¡Increíble!

Después del emocionante paso, seguimos según el libro, pero claro, no nos habíamos dado cuenta hasta bastante después que nos habíamos equivocado, y que por lo tanto nuevamente nos comimos un control de paso de VM.  Penalizados de nuevo, así que ya no quedaba otra que intentar encontrar el camino correcto hacia el árbol solitario y seguir por pistas paralelas hasta llegar al campamento, 20 Km mas adelante justo antes de llegar al pueblo de Maadid. Cabe decir que en este tramo, y ya más tranquilos estuvimos disfrutando del paisaje y de los camellos salvajes que salían a nuestro encuentro, para ver el extraño vehículo con personas dentro que parecía hacer mucho ruido.

camellos

Ya en el campamento base, con tranquilidad,después de darnos una buena ducha y asearnos adecuadamente, nos pusimos a verificar el coche. Cuando de repente nos pidió un señor una llave de allen de 6mm que no tenia; vaya que agradable el hombre, se llama Quim y corre junto a su mujer en un panda 40cv trucado con un motor Abarth a 113 que era la envidia de los de alrededor; a su par también estaban un padre y su hijo (Miguel y Albert Gabande) con los que empezamos a charlar también, así que ya teníamos para esa tarde noche charla y mesa.

campamento

Después de cenar, ensalada y albóndigas de carne de ternera, nos dieron el Briefing del día siguiente. Muy importante, porque es el día en el que se entregaría todo el material escolar en las escuelas de la zona. También nos dijeron que la temperatura con respecto al día anterior variaría y que no nos preocupáramos que íbamos a dormir mejor.